Noticias javaHispano.org

domingo, 23 de marzo de 2008

Semana Santa en Zamora


Me permito hacer un paréntesis en mis noticias acerca de Java y todo lo que le rodea para insertar un poco de mi vida personal.

Estos días he estado en Zamora pasando la Semana Santa con mi familia política y volviendo a juntarnos con amigos de esa encantadora ciudad.

Además de las numerosas procesiones con esa forma única de vivirlas, en una ciudad que parece anclada en el pasado, con todas sus iglesias románicas y que cuando se hace el silencio y los cofrades inundan sus calles se respira religiosidad por todas las esquinas, seas o no creyente no puedes por menos que sentir algo dentro del pecho. Como decía, además de las procesiones, se puede vivir una gastronomía única, toda ella basada en el pimentón, como digo en forma de broma ante mis amigos zamoranos han nacido con una bolsa de pimentón liada al cuello.

Así que el viernes, aprovechando la bula que dicen que tienen en Zamora para comer carne (una excusa que cada cual se aplica sin cargo de conciencia), quedamos con unos amigos para dar una vuelta por el Benito a tomar una de sus maravillossas Delicias, an Antonio con su exquisita tortilla, los Abuelos para tomar un pincho que pique (y doy fe que pica) y unos tiberios (mejillones en salsa, los mejores que he comido en mi vida y que sólo como allí)... creo que cayó algo más, pero ya me parece demasiado decirlo aqui...ahora viene mi temporada de pasión a dieta...

Tras todo esto unas copas para hacer la digestión...y así fortalecemos la amistad para otros 365 días, esperando la siguiente Semana Santa y haciendo planes para juntarnos durante este año.

Aqui pongo una foto que hice ya antes de retirarnos y que le sprometí que pondría en este blog (si, Nacho, blog, con g.....).

Un saludo a esos zamoranos de pro

1 comentario:

chocolet_chip dijo...

Solo hacer una puntualizacion al pucelano adoptado zamorao: en "El Abuelo" se toman triangulos y el pincho moruno que pica ("uno que si") en "El Lobo"...Pero vamos lo importante es tener una excusa para juntarnos.